La terapia de validación ocupa un lugar destacado en el arsenal no farmacológico frente a los tratamientos de la demencia. Esta metodología se basa principalmente en terapias que trabajan la empatía con la persona con demencia. Sus fundamentos defienden que es más positivo adentrarse en la realidad que el paciente percibe, antes de que él tenga que entrar en la de las personas que lo cuidan. Al conseguir esto, la persona con demencia se encontrará más tranquila, segura y sus niveles de ansiedad se reducirán, que representan algunos de los objetivos básicos que se persiguen en las residencias especializadas en demencias. Esta tipología de terapia fue desarrollada por Naomi Feil, entre las décadas de los 60 y los 80, como consecuencia de su insatisfacción en la aplicación de los métodos de trabajo conocidos hasta la fecha con personas mayores desorientadas. Ahora, su modelo se pone en práctica en residencias especializadas en demencias

residencia Colisee

Los seres humanos tienen la necesidad de que los demás reconozcan y validen sus sentimientos. A medida que envejecemos, esta necesidad se hace más fuerte. Para las personas afectadas por demencia, esta necesidad de validación se amplifica aún más a medida que tratan de encontrarle sentido a su propia confusión.

Claves de la terapia de validación para la demencia

Esta terapia para la demencia se construye a partir de una serie de principios básicos que articulan este método de asistencia y cuidado:
  • Todas las personas son únicas y deben ser tratadas como individuos.
  • Toda persona es valiosa, independientemente de su grado de desorientación.
  • Hay motivos, no visibles claramente, detrás de la conducta de los mayores desorientados.
  • La conducta en la vejez está influenciada no sólo por los cambios anatómicos cerebrales, sino también por una combinación de cambios físicos, sociales y psicológicos.
  • Los mayores no pueden ser obligados a cambiar sus conductas, solo si la persona desea cambiarla.
  • Los mayores deben ser aceptados sin críticas.
  • Cuando falla la memoria reciente, los mayores tratan de restaurar el equilibrio de sus vidas al recuperar los recuerdos más antiguos.
  • Los sentimientos dolorosos disminuyen si se expresan, se reconocen y se validan por un oyente. Así como los sentimientos dolorosos que se ignoran o reprimen adquieren fuerza.

Residencia de ancianos de Mozárbez de Salamanca, un ejemplo de empatía

Esther Revesado Carballares, terapeuta ocupacional de la residencia Colisée Mozárbez, explica que la terapia de validación tiene puntos en común con el modelo de Atención Centrada en la Persona (ACP), que es santo y seña de la línea de trabajo del Grupo Colisée en todas sus residencias. 

residencia demencia Colisee

“Una vez que ingresan en la residencia, llevamos a cabo varios pasos para conocer su deterioro, pero también su biografía. Esto nos va a ayudar después a programar las actividades con el residente”, explica Esther Revesado, la misma que pone de manifiesto que conocer al usuario en profundidad es determinante para que las terapias para personas con demencia que se aplican tengan éxito. “Por ejemplo, en nuestra residencia contamos con un residente que había dedicado su vida al mundo de la ganadería. Por tanto, nos focalizamos en crear un vínculo emocional con él con respecto a ese tema para que se sienta cómodo”, describe la terapeuta ocupacional de la residencia Colisée Mozárbez.

Tanto en la terapia de validación como en el modelo de ACP, la figura del residente es la protagonista y es que todo debe girar en torno a ellos. “Muchas veces preparas unas actividades de estimulación, pero cuando las pones en práctica percibes que no están teniendo el seguimiento deseado. En cambio, como profesionales, apreciamos que, durante los encuentros, los residentes cuentan cosas y recuerdan aspectos de su vida pasada. En ese momento, abandonamos la planificación de la terapia y nos centramos en escucharles.  Esto se prioriza y se considera más importante que los objetivos que teníamos planificados con el taller o los ejercicios que habíamos preparado”, describe Esther Revesado desde su experiencia en la residencia de ancianos de Mozárbez en Salamanca.

En el Grupo Colisée el modelo de atención es una forma de entender la relación asistencial con las personas reforzando su autonomía, dignidad e identidad personal. Algo que casa a la perfección con los principios básicos de la terapia de validación y es que ambos caminos conducen al mismo destino, que no es otro que el empoderamiento del residente en busca de un envejecimiento activo en el que él sea el centro de todo. 

Esther Revesado Carballares. Terapeuta ocupacional de la residencia Colisée Mozárbez. Diplomada en Terapia Ocupacional en la Universidad de Salamanca.