El impacto estadístico del Alzheimer en España es muy elevado, pero sus consecuencias además suponen un cambio psico-social en las personas que cuidan a estos enfermos. Actualmente, el Alzheimer no es solo la principal causa de demencia en todo el mundo, sino también la enfermedad que mayor discapacidad genera en personas mayores en España y, por lo tanto, supone uno de los mayores gastos sociales, según explica la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Abordando esta realidad, Manuel Fernández, neurólogo de la Unidad de Valoración de la memoria de OROITU (Getxo) y del Hospital Universitario Cruces, sostiene que “el 80% de las personas con Alzheimer son cuidadas por sus familias, que asumen de media el 87% del coste total que conlleva la enfermedad, con la consiguiente sobrecarga y deterioro de la salud de los cuidadores y con una importante disminución en su calidad de vida”. Así lo puso de manifiesto en su intervención en la mesa redonda ‘Impacto psico-social y económico de la EA: una mirada al futuro’, celebrada en el IX Congreso Nacional del Alzheimer de la Confederación Española de Alzheimer (CEAFA), celebrado en noviembre en Vitoria-Gasteiz.

Tal y como manifestó Fernández, se estima que existen 1,2 millones de personas con Alzheimer y que, atenderles, supone un coste a las familias de 31.000 euros anuales, mientras que también indicó que en España se destinan 36.000 millones de euros anuales para atender esta enfermedad. En este sentido, las asociaciones de pacientes y familiares insisten en que se mejoren las ayudas económicas para personas con Alzheimer, que principalmente llegan de la Ley de la Dependencia.

personas con Alzheimer

Ante este escenario, la opción del ingreso en residencias para personas con Alzheimer es una muy buena solución por múltiples motivos: por un lado, la persona estará atendida por profesionales altamente cualificados en todo momento. Por el otro, los espacios están adaptados a sus necesidades y se llevan a cabo todo tipo de talleres y terapias que ayudan a garantizar el bienestar físico y emocional de las personas con Alzheimer

Colisée Bilbao: residencia especializada en Alzheimer

Un claro ejemplo de residencia especializada en Alzheimer es la residencia Colisée Bilbao, que cuenta con dos Unidades de Vida Protegida (UVP). En estas unidades, que son espacios diseñados para ofrecer una atención integral, especializada y multidisciplinar a las personas con Alzheimer, los usuarios ingresan con diferentes niveles de estimulación. “Tenemos dos tipos de residentes. Los que llegan de sus casas con muy poca activación. La enfermedad les hace eludir el contacto social y no salir mucho, por lo que tenemos que incidir en que recuperen esa estimulación, algo que requiere tiempo y esfuerzo. El otro grupo está formado por personas que sí llegan con un nivel de estimulación más elevado y en estos casos en lo que nos centramos es en mantener ese estado e intentar ralentizar la tendencia del deterioro cognitivo”, explica Iker Alonso de Cestona, psicólogo de la residencia Colisée Bilbao.

residencia Alzheimer

Espacio protegido, ambientado y especializado

Las Unidades de Vida Protegida cuentan con un plan de seguimiento de cada paciente, que consiste en fijar una dieta, ajustar la medicación, conseguir un sueño reparador en el usuario e incidir en la estimulación tanto desde el punto de vista de la actividad física como desde la esfera cognitiva, enumera Iker Alonso de Cestona.

Estos enclaves en Colisée Bilbao, residencia especializada en Alzheimer de reciente inauguración, están ambientados en los años 70, con el fin de evocar recuerdos y situaciones personales a los usuarios. Los ascensores están camuflados con lonas para evitar el choque temporal en ese ambiente setentero, donde hay multitud de detalles que hacen que el residente se involucre con el entorno como muebles de cocina también estilo años 70. Barandillas y demás elementos arquitectónicos están adaptados para que sea un espacio seguro y confortable al mismo tiempo. “Todas nuestras terapias están orientadas a potenciar la realidad temporal, espacial y personal de los usuarios”, describe Alonso de Cestona.     Autonomía del paciente, seguridad, seguimiento exhaustivo, estimulación y especialización en la atención son las principales señas de identidad de estas Unidades de Vida Protegida. 

Las familias o tutores de personas con Alzheimer, ante el reto económico y de sobrecarga emocional que supone hacerse cargo de estos pacientes, al tomar la decisión de ingresar a sus familiares en residencias especializadas en Alzheimer obtendrán la tranquilidad de saber que están cuidados, protegidos y supervisados para tener una atención de calidad. En el Grupo Colisée y gracias al modelo de Atención Centrada en la Persona (ACP) las residencias cuentan con la experiencia y la especialización necesaria para abordar de un modo integral estos cuidados.

Descubre la nueva residencia Colisée Bilbao

Iker Alonso de Cestona. Psicólogo en la residencia de Colisée San Antonio y en la residencia Colisée Bilbao. Licenciado en Psicología. Máster en Psicología Clínica Basada en la Evidencia. Máster oficial en Neuropsicología.